PRESENTACIÓN LIBRO ANTOLOGÍA DE POESÍA VIEJOVEN – HUELVA 4 MARZO 2020

By admin

PRESENTACIÓN LIBRO ANTOLOGÍA DE POESÍA VIEJOVEN

HUELVA 4 MARZO 2020.

 

         Es una Antología de poetas sin foto, acaso también sin necesidades de aparecer en los escaparates pero con sueños imposibles en sus raros versos. Querrá decir el título que son poetas viejos y jóvenes y a los primeros no los encuentro en las páginas porque son páginas que aún no se abrieron al aire pero observará que pueden ser abiertas con el máximo hálito de curiosidad para luego preguntarse –como yo- dónde están los viejos; no importa que no existan, la poesía siempre es joven y vieja a la vez.

         Tampoco me atrevo a adivinar el por qué de una retahíla de poemas de distinta serie de moldes, heterogéneos, libres, respondones, ingenuos, transversales, metáforas que intentan decir lo que nunca antes se dijo o intrusos desubicados que han llegado al libro porque alguien un día les pagó con una sonrisa; se advierten –como dice Marisol Sánchez en su referencia de solapa- las fragilidades de un mundo con la culpa, el miedo o la soledad, naciendo como antítesis a ello esta pléyade de poetas sin filiación ni protectores –lo dice ella- que vienen con un refresco, un grifo, una fotografía, una música, un anzuelo y creen escribir algo para masticar en los sitios más remotos de la vida.

         Gema Albornoz es de Aguilar de la Frontera, (Córdoba) y nació cuando en España se celebraba un mundial de fútbol, no entiendo cómo salió poeta pero se hizo y ahora –al cabo del tiempo- viene a decir: No quiero engañarme/al escribir de lo bello/de lo amargo y de lo negro, deja su mensaje y desaparece sin hacerse la foto.

         Da paso a Luis Amézaga, vitoriano nacido en el 65, prolífico, narrador de historias y versátil en sus contenidos, ha escrito de todo o casi, se asoma aquí con: Nuestro enamoramiento es física, química y la letra de una canción. El origen del universo está escondido en la masa de tus croquetas, esto es rotundamente nuevo, las croquetas no existían anteayer.

         Luego Txema Anguera, que nació en Barcelona en el 60, que se movió por los enredos de los premios y obtuvo varios de ellos, por ahí anda como un noctámbulo durmiendo versos: Juego con tu recuerdo…te bebo y te escribo. Te escribo y te bebo.

         Ramón Bascuñana, nacido en Alicante en el 63, quizá alguien le haya visto alguna vez en alguna tarde porque se ha pasado media vida recogiendo geografías con historias de premios, dada su condición de poeta: Tengo ya tanta muerte a mis espaldas/que me resulta fácil/seguir hacia delante. Ese es él.

         Pilar Cámara, vino a este mundo incierto en el más cierto Madrid del 82, se dedicó a ser periodista y a escribir o viceversa, ha recorrido poemarios con sus poemas hasta acabar aquí con: Estoy sola/con este maldito pitido hincándose en las sienes./Tengo dos cadáveres precoces en la garganta/. Un hijo a medio hacer.

         Javier Castro nació en Vitoria en el 73 con rizos de poemas y música pop y de paso estudió periodismo, no dejó la canción ni olvidó los versos y ahora viene para decirnos: Si puedes evitarlo no permitas/que me enamore. Y se queda tan pancho.

         De Lydia Ceña se cuenta que naciera en Córdoba en el 79, que ha cultivado la escritura, la fotografía y la vida; dedica tiempo a proponerse seguir escribiendo y lo hace publicando reseñas, artículos y otros textos: Abrázalo y desaparece/porque tengo el poder de nublar tu rumbo con las espaldas/.

         Francisco Javier Gallego se hizo hombre en un día de Rota en el 56 y huyó al Medievo a estudiar su historia; ha fundado revistas, ha publicado en otras y le gusta tratar de gramáticas del tiempo en sus versos. Nos deja: Yo he tallado la máscara/en mi piel con un cuchillo/y el cinismo es mi discurso/.

         Esther García nació en Zaragoza en el 76 pero siempre tuvo vocación de matemática para fingirse como poeta o narradora, las dos disciplinas cultiva. Y nos dice: Solo por cómo me miras/sin vomitar mientras me abrazas/.

         Para acercarnos a Almudena López Molina aparentamos que estamos en el 79 en un sitio de Sevilla y que la encontramos con libros de Historia en las manos, que leemos sus poemas en buena hora y que nos deleitamos con: Un minuto para mi/.¿Y el resto para quién?.

         José Luis Martínez Clares es de Granada desde el 72, es maestro desde siempre, es poeta desde antes y travieso con las letras para dejarnos palabras con premios a sus espaldas. Y sin embargo viene y nos cuenta: Tengo un par de versos/en busca de poema. Y respira.

         Mercedes Márquez tuvo la suerte de nacer en Rota en el 59, es Psicóloga, narradora, poeta y artista plástica; tiene publicada media vida en relatos y poemas y aquí se nos acerca con: Cómo retener la alegría/sin hacerla presa/y dejarla ir…

         De Óscar Navarro podríamos hablar con detalle de su nacimiento en el 71 en Alicante, de su afición por la Filología Hispánica, de su amor por lo cultural y de sus versos; aún así les propongo esto: No quiero que/los nombres/impidan ver el bosque/.

         Julia Navas nació en Avilés en el 66 pero ahora reside en Gijón. Estudió Historia del Arte, trabajó como periodista en publicaciones musicales, escribió Ombligos y Universos, participa en recitales, ama la poesía, ama la vida y dice que: Después la fantasía/la vida paralela. El reducto/que solo a ti pertenece.

         También descubrimos a Antonio Palacios y comenzamos a saber que nació en el 81 en Jaén. Ha publicado algunos libros, sabemos; tiene sus proyectos filosóficos en vigor, sabemos; sigue escribiendo, sabemos; y nos dice esto, sabemos: Desearía salir de todo más viejo, más sabio y más indemne.

         Diré bien si digo que Jackie Rivero hace que los versos suyos tengan ese aire de su Sevilla natal de allá del 65 y que además estén impregnados del don de su Huelva amada; sabe de esto casi más que de canto, de música, de coral, de sueños; ha escrito menos de lo deseado pero lo escrito es de culto. Siempre está al lado de la ría, viviendo estos ocasos y recitando poemas de paz por esos mundos, ni siquiera ha olvidado su tiempo de profesora de Filología Hispánica, ni siquiera nos olvida, para decirnos: Una náufraga de la esperanza/en esos días que pienso que la paz/solo viaja/en valija diplomática.

         Nos llega también Elena Román desde su Córdoba, desde su 79 año de nacimiento, desde su costumbre narrativa, desde sus premios varios, desde su gestión cultural y desde su activismo y nos dice: La frustración abunda/tanto que se venden sus excedentes/ a granel en ultramarinos.

         Tomás Soler Borja, nació en Águilas (Murcia) en el 73 y ha publicado una buena obra literaria y también en Antologías y nos dice: A los pies el resultado de una fe/en este Dios/sin mimbres, exhausto, incapaz de alumbrarnos/por falta/de mecha/de hechos.

         Y Alfonso Vila Francés, poeta, narrador, fotógrafo, nómada, profesor, archivero, escritor, colaborador y autor de poemas ya escritos. Nació en el 70 en Valencia y nos trae: Y la tristeza del nómada/me envuelve con su escarcha/mientras el tren pasa una estación tras otra/y se acerca a velocidad constante/a la vía muerta.

         Y en el silencio, también sin foto, aparecen las manos de quienes hicieron lo otro de esta Antología. Patricia Moya y Manuel Guerrero como Coordinadores, Marisol Sánchez como prologuista, Marina Nebreda como ilustradora, Esther Lapeña como Directora de la Revista Odisea Cultural y José Ángel Garrido como Editor y Director de Versátiles de nuestra Huelva.

         Ya solo falta el perejil de leer y disfrutar esta Antología poética de VIEJOVEN. Háganlo.

 

Ramón Llanes. Huelva 4 de marzo